David E AGRACE ROJAS
Alumno del curso TMME
Estudiante de Gobierno y Relaciones Internacionales
UNIVERSIDAD SAN BUENAVENTURA CALI
COLOMBIA
 
Conceptualmente se puede ubicar el transporte marítimo como el acto de movilizar capital humano y de bienes y servicios con el fin de facilitar los procesos transables entre áreas dividas por el mar. Este mecanismo de transporte se ve determinado por diferentes factores, entre ellos:

  • Factores naturales como los estacionales y según la trazabilidad de los combustibles, en especial los fósiles.
  • Factores derivados de la actividad humana como la inserción de potencias en los procesos de industrialización, las políticas de control de empresas que producen y exportan, la variabilidad del crecimiento poblacional en el mundo que influye directamente en la oferta y demanda, la aparición de Organizaciones Internacionales (O.I) que han determinado los lineamientos según los cuales, tanto particulares, privados y sectores públicos, desempeñan sus actividades de compra y venta según la normatividad vigente.
  • La creación de Comunidades Económicas entre Estados lo cual ha permitido el libre comercio y la baja en aranceles para potenciar el ingreso anual de bienes y servicios, así como incentivar la protección nacional de productos ante otras esferas de mayor trascendencia.
  • El papel del tráfico marítimo de pasajeros se ha visto relegado al gran crecimiento del transporte aéreo y terrestre.
  • La organización unificada entre distintas formas de transporte consolidó la aparición del transporte multimodal con el fin de minimizar costes y facilitar el proceso de distribución de mercancías.
  • El inicio del siglo XX marcó un punto de inflexión respecto la aparición de nuevos actores no coloniales en las actividades del transporte marítimo.
  • La inversión en la actividad marítima depende en gran parte de los movimientos de capitales financieros.
  • La política restringe o facilita los acuerdos firmados con navieras determinando el curso de las relaciones comerciales entre sí.
  • Los conflictos de diferentes índoles generan cierre en la distribución de bienes y servicios debido a la inseguridad discriminativa.
  • Los factores sociales determinan la accesibilidad del capital humano dentro de las embarcaciones debido a los requisitos existentes para su anexión.
  • El avance tecnológico ha sido de grandes repercusiones debido que el cambio de buques relegó una gran cantidad de navíos en condiciones poco avanzadas de funcionamiento.

Actualmente, el diseño de los buques se ha especializado de tal forma que existen ciertos factores que determinan su vida útil, como por ejemplo: Los materiales que se utilizan para su construcción, la propulsión y velocidad del buque, su mantenimiento, la información datada en bases informáticas, el papel de los radares ubicados en los puertos, la construcción de navíos y los sistemas que manipulan las mercancías de carga.

En respuesta a los amplios procesos de globalización e interconexión entre privados y públicos, ha exigido a la industria marítima especializarse para determinar la economía mediante operaciones navales diferenciadas. Ejemplo de ello es el transporte marítimo de corta distancia (SSS) con el fin de facilitar el transporte mercante y de pasajeros a puertos colindantes de la Unión Europea, así como de los países no europeos que colindan con zonas ribereñas (Mares Báltico y Mediterráneo), incluso de igual forma en América Latina, lo cual permitió la aparición de las autopistas de mar. En últimas aporta la disminución de congestión en vías terrestres y costes de transporte, ahorro de tiempo y manipulación de cargas, y la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero.

Por otro lado, el surgimiento del mercado de fletes se vio profundamente apalancado debido a la mejora de los buques portacontenedores en carga, velocidad y seguridad, pero redujo su coste debido a la sobreoferta de flotas, lo cual ha marcado la evolución de este sector. Puede agruparse en dos tipos de tráficos: 1- Línea Regular: Recorridos periódicos a determinadas zonas y puertos escala, enfocado en mercancías de Gráneles líquidos, sólidos y carga general. 2- Buques Tramp: Trabajan con cargas homogéneas y o varias parcialmente, usual de un mismo remitente.

En el transporte marítimo, las mercancías se clasifican en: 1- Mercancía General/Granel: Solidos o líquidos almacenados en bodegas o tanques. 2- Carga General Paletizada: Mercancía apilada sobre palés. 3- Carga General Contenerizada: Con o sin palés dentro del contenedor. 4- Carga Rodada: Se utiliza vehículos con autonomía en movimiento para acceder y adaptarse a la carga, posteriormente es asegurado.

La contenerización, invención realizada Malcolm P. McLean en 1956, cambió el transporte en general ya que impulsó su formulación multimodal con el fin de combatir los problemas de la carga, descarga, manipulación, entre otros, de la mercancía. Por ello, con el fin de embalar la mercancía y evitar al máximo su manipulación, se idearon diferentes tipos de contenedores, como lo son los cerrados (Box o Dry van), granelero (Bulk), de costado abierto (Open side), de techo abierto (Open top), de plataforma (Flat o platform collapsible flush folding), plegable (Folding), cisterna (ISO tank), isotérmico (Insulted), frigorífico (Reefer), calorífico (Calorific), de temperatura controlada (Controlled temperature) e iglú.

Así mismo, gracias al aporte de la Cámara de Comercio Internacional se busca hacer claro los derechos y obligaciones de las partes intervinientes según sea el contrato de comercio para responder qué obligaciones se contraen, bajo qué costes se negocia, qué miembro debe asumir los seguros de mercancía, donde despachar las obligaciones de aduana y por último la entrega de mercancía. Todo ello por medio de las cláusulas multimodal EXW, FCA, CPT-CIP, DAT, DAP y DDP. En especial, el transporte marítimo se rige bajo las cláusulas FAS, FOB y CFR-CIF.

El buque, como objeto que flota y transporta mercancías y personas, desde el siglo XIX fue marcado por la revolución industrial frente la construcción de los mismos tecnificando sus estructuras y métodos de propulsión, por ello, hoy día dichos instrumentos de transporte cuentan con un nivel de eficiencia tan alto que es 100% monitoreado desde áreas ajenas al curso del mismo beneficiando el comercio y las políticas al respecto. El Buque se integra por el casco (Proa, popa, espacios de carga, cuaderna maestra, quilla), cámara de máquinas y equipos. Por otro lado, los componentes básicos del buque son: Corporal-Buque, Inteligente y Auxiliar-Complementos. En cuanto las principales funciones del buque son: Navegar y trasladar mercancía, recalar en puertos, zarpar o hacerse a la mar, atracar en puerto, acondicionar espacios propicios para carga, cargar y descargar mercancía, estibar y desestibar mercancía, alojar tripulación, comunicarse con el exterior, afrontar emergencias y preservar la carga.

Con el fin de catalogar los servicios que ofrecen los buques, se divide en carácter oceánico, mar y cabotaje y auxiliares. Según su carga, se clasifica en línea regular, portacontenedores, horizontal, portabarcazas, multipropósito, petrolero, quimiquero, LPG, LNG, granelero, cementero, OBO, refrigerado y cargas pesadas y especiales. Es importante resaltar que existen una serie de documentos obligatorios para la navegación del buque como lo es: Patente de navegación, certificado de arqueo, licencia de estación del barco, certificado internacional de francobordo, certificado de anclas y cadenas, certificado de navegabilidad, certificado de seguridad de construcción, certificado de seguridad de equipo para buque de carga, certificado de reconocimiento de la balsa de salvamento, certificado de reconocimiento del material náutico, certificado de seguridad radiotelegráfica para buque de carga, certificado de medios de carga, certificado de prevención de la contaminación por hidrocarburos y el cuaderno de enrolamiento de la tripulación.

Posteriormente, es fundamental anotar que, en el transporte marítimo intervienen diversos agentes con funciones y responsabilidades que facilitan el trabajo en conjunto y coordinado respecto el ingreso, permanencia, aprovisionamiento y salida de los buques, por ello la gestión de todas esas áreas de acción se encuentran enmarcadas en el contrato realizado entre partes donde los colaboradores marítimos entendidos como el capitán se encargará de todas aquellas funciones técnicas, administrativas, públicas, y comerciales para dirigir operaciones al respecto. Así mismo, el piloto, contramaestre, maquinista, sobrecargo, práctico, remolcador, amarrador y estibador facilitan dicha pretensión. Y desde lo terrestre, los colaboradores de gestión naval, consignataria de buques, empresas de carga y descarga, transitaria, agentes de transporte, agente de aduanas, el inspector de carga, liquidadora de averías, las sociedades de clasificación y las aseguradoras también influyen en dicho objetivo. Por último, la aparición del seguro marítimo permitió abarcar el seguro de viaje frente eventualidades operacionales que incluso por ley están obligadas a cumplir según la clase de seguro que se aplique al tipo de mercancía que se transporta y su avalúo lo cual genera una serie de y deberes para las partes, desde la empresa aseguradora y la compañía que se asegura.

Más información: Transporte marítimo de mercancías: Elementos clave, los contratos y los seguros (TMME) – IMBS

 

X